Llámanos:

976 910 997​​​​​​​

Drenaje linfático manual

 

Hemos escuchado muchas veces hablar del drenaje linfático manual, nos suena que es bueno para la salud, pero nuestra experiencia nos dice que en la mayoría de nosotros quedan muchas lagunas sobre este masaje, su importancia, sus beneficios, etc.

 

Debemos saber que resulta de gran importancia movilizar la circulación de la sangre y la de la linfa para eliminar los líquidos y residuos de desecho que se encuentran en nuestro cuerpo. Con el drenaje linfático manual conseguimos eliminar estos líquidos y residuos a través del sistema linfático.

 

El sistema linfático se encuentra en nuestro cuerpo como si fuera una red, de forma paralela a la circulación de la sangre pero es independiente a la circulación de la sangre por las venas. Está formado por vasos linfáticos y por linfa en vez de sangre. La linfa es un líquido claro que contiene sustancias que no se pueden transportar por las venas como las proteínas y las grasas de gran tamaño, los desechos metabólicos, glóbulos blancos, urea, fibrinógeno, sustancias extrañas y bacterias.

Drenaje linfatico manual

El sistema linfático es por tanto una especie de “cubo de basura” de nuestro cuerpo, al que van a llegar esos desechos y restos que el cuerpo no ha podido eliminar a través de la sangre. Además, el sistema linfático produce células y anticuerpos para reforzar las defensas de nuestro organismo.

 

Una vez sabido qué es el sistema linfático y la linfa, nos resulta más fácil comprender la utilidad y los beneficios del drenaje linfático manual.

 

El drenaje linfático manual es un masaje suave y rítmico, que sigue un protocolo establecido. Es muy relajante y sirve para activar manualmente la circulación linfática a través de la estimulación de los vasos linfáticos y de los ganglios linfáticos. De esta forma se mejora la evacuación del exceso de líquido intersticial y por tanto de los desechos que se encuentran acumulados en nuestro organismo y que no es capaz de eliminar por sí solo.

 

¿Para qué sirve el drenaje linfático manual?

 

Siempre relacionamos este masaje con el tratamiento de la retención de líquidos y la eliminación de desechos que producen las células pero además de esta función, sirve para otras aplicaciones que no dejan de ser menos importantes:

 

Mejora la circulación sanguínea, las piernas pesadas, varices…

Regenera el sistema linfático.

Seda y relaja es sistema nervioso, insomnio, depresión, estrés…

Mejora procesos que causan dolor.

Regula el tono de la fibra muscular.

Mejora el aspecto de la piel.

Desinflama.

Mejora el sistema inmunológico, contaremos con más linfocitos dispuestos a actuar si tu cuerpo los necesita.

 

¿Para quién está recomendado?

 

El drenaje linfático manual es algo que todo deberíamos hacernos cada cierto tiempo, y más a menudo las personas que padecen problemas circulatorios como retención de líquidos.

 

Aunque en general todo el mundo puede hacerse el drenaje linfático manual, hay algunas contraindicaciones a tener en cuenta, casos en los que sólo se puede realizar bajo prescripción médica como son:

 

Feblitis o tromboflebitis.

Síndrome del seno carotídeo.

Hipertiroidismo: se debe evitar la manipulación sobre la tiroides.

Asma: debe existir un intervalo libre de síntomas de dos meses.

Insuficiencia cardiaca, por no aumentar la carga cardiaca.

Infecciones agudas, por el peligro de propagación linfática.