Llámanos:

976 910 997​​​​​​​

¿Por qué se produce una contractura muscular?

¿Por qué se produce una contractura muscular?

 

Por desgracia todos alguna vez hemos sentido un dolor muscular que nos hace llevar tensa una zona del cuerpo o incluso nos imposibilita moverla. Ese dolor ardiente que nos da la sensación de tener algo clavado en el cuerpo es debido a lo que hoy nos ocupa: la contractura muscular.

 

En nuestro Centro de Fisioterapia tratamos las contracturas con diferentes técnicas tanto manuales como a través de aparatología adaptando la terapia a cada paciente, pero es importante saber por qué se produce una contractura muscular para así tratar de evitar que aparezca.

¿Por qué se produce una contractura muscular?

 

Los músculos de nuestro cuerpo se encuentran normalmente en una tensión constante llamada tono muscular que sirve para poder mantener la postura corporal adecuada en cada movimiento que se realiza o para permanecer estático sin caerse. Esta tensión continua no produce fatiga en los músculos porque las fibras musculares que se contraen van rotando y no se mantienen contraídas continuamente.

 

El problema está cuando por algún motivo se produce un aumento del tono muscular, un estado constante de contracción de un músculo. Cuando esta contracción es elevada incluso en las horas de descanso provoca que el músculo esté más tenso, rígido y duro disminuyendo su capacidad de movimiento, digamos que queda con menos rango de movimiento.

Con este AUMENTO DEL TONO MUSCULAR comienza un círculo vicioso que continúa con

 

DISMINUCIÓN DEL MOVIMIENTO. Al disminuir el movimiento del músculo, disminuye también el riego y circulación sanguínea, sigue así este círculo vicioso para continuar con la

 

DISMINUCIÓN DE CIRCULACIÓN. La falta de sangre activa más los nervios del dolor. Y así llegamos a la cuarta fase con el

 

ACÚMULO DE TOXINAS. Al haber falta de circulación se  acumulan las toxinas. Al acumularse toxinas llegamos a la quinta fase que es 

 

DOLOR. Las toxinas irritan las terminaciones nerviosas y se produce dolor. Al sentir dolor se produce de nuevo el

 

AUMENTO DEL TONO MUSCULAR, con lo que comenzamos de nuevo el círculo vicioso.

 

Hasta aquí hemos visto el círculo vicioso que se produce cuando hay un aumento del tono muscular. Ahora vamos a ver las causas que producen este aumento del tono muscular, causas que debemos evitar.

 

TENSIÓN PSIQUICA. Esta tensión va a provocar un aumento del tono muscular. Además esta tensión psíquica provoca una mayor sensibilidad al dolor.

 

AUTO-INTOXICACIÓN. Puede ser debida a una mala alimentación o a un mal funcionamiento de hígado o riñones con el consiguiente acúmulo de toxinas en el organismo.

 

REFLEJOS VISCERALES. Si una víscera presenta un mal funcionamiento, no una enfermedad, provoca una alteración funcional, alterando el buen funcionamiento de la piel, de un nivel vertebral y de una zona muscular. Esto provoca un aumento de tono muscular y una mala circulación de la sangre.

 

ESFUERZOS MANTENIDOS ya sean de tipo postural o debido a un trabajo llevan consigo una disminución del movimiento.

 

MICRO ROTURAS. Las micro roturas de las fibras que se producen realizando deportes de alto nivel hace dan lugar a células muestras que dejan radicales libres tóxicos y producen dolor.

 

CONTRACCIÓN ANTIÁLGICA. Se da en torno a un problema articular que será protegido por la musculatura aumentando así el tono muscular.

 

SEDENTARISMO. Provoca la pérdida de movimiento, esta pérdida de movimiento hace que los tejidos no puedan drenarse de igual forma, quedando toxinas atrapadas en el músculo.

 

EL FRÍO. Provoca una contracción en el cuerpo para defenderse de la pérdida de calor. Si esta contracción es mantenida en el tiempo hará que se aumente demasiado tiempo el tono muscular.

 

Ya sabemos por qué se produce una contractura muscular, ahora nos toca poner los medios para tratar de evitar todo lo posible las causas que las crean para así poder evitarlas en la medida de lo posible.