Llámanos:

976 910 997​​​​​​​

El estrés y sus consecuencias

El estrés y sus consecuencias

El estrés es una reacción normal y fisiológica de nuestro cuerpo que sirve para afrontar una situación amenazante, es una reacción natural y necesaria para la supervivencia. Los humanos hoy día vivimos en ciudades cómodamente (al menos los que estamos leyendo este artículo) pero hace millones de años vivíamos rodeados de peligros como eran los animales de los que debíamos huir o a los que debíamos atacar para cazarlos, comerlos y de esta forma poder sobrevivir. Gracias al estrés, en nuestro cuerpo se generaban unos cambios como vasoconstricción periférica, taquicardia, ralentización de la motilidad intestina, liberación de adrenalina y noradrenalina, aumento en la sangre de glucosa y un largo etc. Todo ello para aumentar las probabilidades de supervivencia frente a una amenaza y salir sanos de aquellas situaciones peligrosas.

 

Como os decía, hoy ya no vivimos en la selva rodeados de animales peligrosos pero sí que vivimos rodeados de otros problemas y situaciones que nos pueden hacen estresarnos y que nuestro cuerpo reaccione como si tuviéramos que salir de una situación de vida o muerte pero con un inconveniente: no podemos ponernos a correr para huir de ese problema ni salir corriendo tras el problema para cazarlo y comérnoslo y además esa situación de estrés puede verse mantenida en el tiempo. Todos los cambios que nuestro cuerpo ha generado para crear el estrés y salir de la situación peligrosa, toda esa energía generada, no la vamos a liberar y se van a quedar encerrada en nuestro organismo con unas consecuencias que pueden ser graves para nuestra salud.

Cuando toda esa energía que ha creado el estrés no la liberamos de alguna forma como por ejemplo haciendo ejercicio, entramos en una situación de disconformidad, de no encontrarnos bien con nosotros mismos y tratamos satisfacer nuestras necesidades emocionales.

 

dándonos recompensas alimentarias como dulces y comida basura, que suele ser uno de los primeros síntomas de una persona estresada.

 

La frecuente exposición al estrés genera daños físicos en el cuerpo, que merman la calidad de vida de las personas como dolor de cabeza, piel seca, tics nerviosos, etc.

 

Son muchas las personas que llegan a nuestra consulta con dolores de espalda y cuello generados por la tensión continuada que las situaciones de estrés generan en sus músculos.

 

Otras consecuencias del estrés son:

 

Depresión, los problemas para afrontar la tensión generan desgaste físico, mal humor y sentimientos de tristeza.

Reducción del deseo sexual, la producción elevada de cortisol reduce la generación de las hormonas que alimentan la libido.

 

Menstruación irregular, el estrés crónico daña el equilibrio hormonal del cuerpo, lo que induce a retrasos o ausencias del flujo menstrual. Incluso algunos estudios aseguran que las mujeres con empleos estresantes tienen riesgo 50% mayor a tener periodos cortos.

 

Acné, los altos niveles de cortisol que se generan por el estrés aumentan la producción de aceites o grasas corporales, lo que contribuye a la aparición de granos.

 

Úlceras, el estrés altera el sistema digestivo en las personas e incrementa la producción de ácidos estomacales, lo cual favorece el desarrollo de úlceras, indigestión y malestares.

 

Insomnio, este es una frecuente consecuencia del estrés y se genera por la alteración del sistema nervioso, lo que dificulta la concentración, genera irritabilidad y falta de motivación.

 

Disminución de fertilidad, estudios recientes revelan que las mujeres con altos niveles de la enzima llamada alfa-amilasa tienen más dificultades para quedar embarazadas.

 

Enfermedades cardiacas, la tensión aumenta el nivel de hormonas en la sangre y acelera la presión arterial.

 

Ahora que ya sabemos qué es el estrés, cómo se produce y sus consecuencias, nos toca poner remedio si lo padecemos, haciendo ejercicio, con los medios de relajación necesarios para no padecerlos o con la combinación de ambos.

 

Lo que no debes hacer es seguir padeciéndolo, ya sabes que en nuestro Centro de Fisioterapia Bellísima encontrarás el apoyo que necesitas para poder tratarlo y para paliar sus consecuencias, cuenta con nosotros.